Contabilizando el precio: Los prejuicios en la lactancia nos lastima a todos

Como latina, sé muy bien cómo los estereotipos y tendencias parciales pueden afectar el cuidado que recibimos. Cuando estaba dando a luz a mi primer hijo, fui sometida a todo tipo de suposiciones sobre mi estado civil, ingresos, educación y conocimiento de la lactancia materna. Según los acontecimientos actuales, no es necesario ir muy lejos para despertar en la realidad, donde fuertes corrientes subyacentes de racismo y de pensamiento sesgado todavía penetran en América. Está también es una mentalidad que impregna a los profesionales de la salud, desde los médicos hasta las enfermeras, lo cual a veces impacta involuntariamente en la atención que prestan y en otras ocasiones tienen la mayor intención de bloquear los esfuerzos que apoyan a nuestras familias.

 

Lo que también sabemos es que mi experiencia no es la única. De hecho, hemos encontrado en los informes que son demasiadas latinas las que han experimentado alguna forma de racismo durante el parto o alguna forma tendenciosa en el apoyo de la lactancia materna. Los recientes hallazgos en nuestro programa “Latino Best Start” son históricos, se encuestó a casi 800 madres latinas donde muchas de las participantes reportaron un tratamiento injusto del personal de salud. Con frecuencia un pensamiento peligroso es el que se acerca a que todos los latinos son iguales, se hacen suposiciones sobre la educación en la población latina, el uso y dominio del inglés y se utiliza un lenguaje como "ellos/nosotros"; todo esto muestra las sutilezas en los prejuicios que terminan afectando a las latinas. No se puede cambiar los resultados en la salud de los latinos hasta que los profesionales de la salud no hagan un amplio reconocimiento de que los latinos no son un grupo homogéneo. Reconocer las diferencias entre los grupos latinos y sus divisiones es importante, para poder entender sus características únicas de salud y poder desarrollar los programas que abordan sus necesidades de salud.

 

Cuando se trata de la lactancia materna, las latinas tienen las tasas de iniciación más altas en los Estados Unidos. Sin embargo, mientras que más del 80% de las latinas inician la lactancia materna, solamente el 16% sigue amamantando exclusivamente durante los siguientes 6 meses. Es una caída tremenda. Entre los grupos latinos, las madres puertorriqueñas que viven en los Estados Unidos tienen las tasas de iniciación y duración de la lactancia materna más bajas en comparación con otras madres latinas de los Estados Unidos. Las puertorriqueñas tienen una tasa de exclusividad de 6 meses del 14.4%. Como lo demostraron nuestras investigaciones, las latinas saben que la lactancia materna es la forma más saludable de alimentar a sus bebés, pero algo se interpone en el camino para detener ese compromiso. Nuestro informe encontró racismo y discriminación alrededor del cuidado de la salud con obstáculos significativos. La falta de apoyo de la comunidad y la falta de soporte de los empleados también fueron reportados como desafíos clave.

  

Además, el fenómeno "Las dos cosas" (las mujeres latinas que alimentan tanto la leche materna y el uso de la fórmula) también es importante. Las razones detrás de "Las dos" no se entienden completamente, pero incluye el pensamiento de que la fórmula tiene vitaminas adicionales que se agregarán a un bebé más gordito, el cual es deseable. Sin embargo, la tendencia de "las dos" hace que muchos profesionales de la salud asumen que las madres latinas no amamantarán exclusivamente, por lo tanto, no dan la información o los recursos de apoyo para amamantar exclusivamente durante mayor tiempo a sus hijos, lo que convierte a “las dos” en una profecía auto cumplida, muy peligrosa. Los lactantes latinos que experimentan una lactancia menor a la óptima tienen el doble de probabilidades de experimentar enterocolitis necrotizante, 1.4 veces más probabilidades de morir de SIDS y 1.4 veces más probabilidades de sufrir una infección gastrointestinal, la cual conduce a la hospitalización.

 

Mayor será el número de Latinas que no amamantarán exclusivamente, si no atendemos las causas desde su raíz, en vez de verlas como un hecho ya consumado. Mayor será el número de latinas que no amamantarán exclusivamente, si no construimos culturalmente un apoyo de lactancia más sensible, el cual permita a las mujeres explorar los matices culturales en la toma de decisiones de alimentación infantil con más ambientes seguros. Perpetuando la creencia de que la alimentación mixta únicamente beneficia a la industria de fórmulas infantiles multimillonarias, a la cual le encanta asegurarse de que la base creciente de los consumidores latinos se convierten en clientes leales. Como comunidad y familia necesitamos apoyar a las madres donde quiera que ellas estén. Las madres quieren lo mejor para sus bebés y debemos proporcionar positivamente, asegurando el refuerzo y no la culpabilidad y la condena.

 

A medida que el Mes de Concientización de la Lactancia Materna llega a su fin con la celebración de la Black Breastfeeding Week, este 25-31 de agosto, estamos con nuestras hermanas de color para poner fin a los estereotipos y los prejuicios en las prácticas de cuidado materno y lactancia materna.

 

Para ayudar a crear una agencia entre mujeres morenas y de color, hemos formado “Latino Best Start”, el cual es culturalmente relevante basado en los valores fundamentales de las familias latinas, es diseñado para crear y ampliar a las campeonas locales. Sabemos que esto puede ser un modelo para todas las comunidades de color.

 

Con el crecimiento rápido y anticipado de la población latina en los Estados Unidos, la edad promedio de la población es la más joven y la alta tasa de natalidad entre las latinas, está claro que la trayectoria de salud de las latinas está inalterablemente ligada a la trayectoria de salud de los Estados Unidos en general. A medida que las latinas pasan más tiempo en los Estados Unidos y experimentan una prolongada exposición al estrés crónico causado por el racismo, tanto interpersonal como estructural, sus resultados de nacimiento y los de sus hijos podrían verse afectados  negativamente más. No podemos permitir que el racismo y los prejuicios continúen con el ataque brutal a la salud de las mujeres de color y sus hijos, lo que es un ataque contra todas las familias.

 

Por favor, siéntase libre de continuar la conversación y compartir sus pensamientos e historias de lactancia con nosotros en nuestra página de Facebook https://www.facebook.com/urbstrategies/

 

 Diana N. Derige, PHDr Directora Nacional de las Iniciativas de Salud  

 Diana es líder en el desarrollo de la estrategia nacional, la implementación del programa y la evaluación de la amplia agenda de equidad en salud de la organización de Urban Strategies. También es codirectora del Centro para la Investigación de la Salud Materna y Familiar en la Universidad de Houston. La Dra. Derige es responsable del liderazgo y visión en la formulación del programa, diseño, planificación, gestión, coordinación, comunicación, evaluación, políticas y aprendizaje de la cartera nacional de salud de Urban Strategies. Ella es una madre orgullosa de cuatro hijos y una mascota bebé, junto a su compañero Luis. Con sus dos hijas pequeñas en casa continúa aprendiendo sobre las alegrías y retos de ser una madre que trabaja.

other newsletters

Light in the Valley: Church Leader in the Rio Grande Valley Shines as an Example

read more

The congregational call to relief and development: Lessons from Hurricane Harvey And Maria

read more

Family & Child Academy Strengthens Foster Family

read more

Florida Churches Open Doors to Puerto Rican Evacuees – Relief goods provided to meet immediate needs

read more
return to all newsletters